Cuadros de flores para pintar

Cómo pintar flores al óleo.

Primeros pasos.

Lo primero que debes hacer para descubrir como pintar flores al óleo es dibujar un esbozo del diseño que deseas realizar, con carboncillo, antes de iniciar la pintura con óleo sobre la superficie.
De manera inicial, el óleo debe ser aplicado utilizando algún tipo de solvente, inicialmente utiliza un poco de aguarrás, también puedes mezclar el óleo con aceite, especialmente sobre la tercera capa del trabajo, el uso de sustancias diferentes hará que este se seque de formas variadas, creando diversos efectos.
Los óleos son elementos muy útiles para pintar especialmente paisajes y flores, estos permiten llevar a cabo una mezcla de colores de forma rápida y sencilla, favoreciendo considerablemente este tipo de trabajos.

cuadros de flores para pintar

cuadros de flores para pintar


Detalles de aplicación.

Para pintar flores al óleo, lo más favorables es utilizar un pincel para aplicar la pintura, los cepillos se encuentra diseñados para desarrollar diferentes efectos, gracias a que son elaborados con una gran variedad de fibras. Los pinceles elaborados a base del pelo del cerdo te ayudarán a ganar trazos mucho más dinámicos y texturas de empaste, en cuanto a los cepillos elaborados a base de pelo de mangostas, resultan muy propicios para realizar todo tipo de trabajo al detalle.
Los pinceles o cepillos más costosos son aquellos elaborados a base del pelo de la marta roja o comadreja, los elaborados con el pelo del visón siberiano, ambos de suave manejo y conocidos como cepillo de complemento.

Incorpora paulatinamente los colores que tienes sobre tu paleta, sobre el área a pintar, pero sin mezclarlos. No refriegues el pincel, deja la pintura solamente apoyándolo sobre el lienzo. Lo mejor es esperar a que la pintura seque y luego verifica si se mezclan los colores al pintar.

Elabora colores nuevos en la paleta para pintar las flores, lo más indicado es utilizar colores vivos para resaltarlas, tales como el magenta, el amarillo y el blanco. Inicia, si lo deseas, con un tono rosa, agregándolo con pequeños toques de pincel, tres o cuatro, o cuantas veces desees, en sentido horizontal, y pequeños trazos finos en algunas terminaciones de las hojas, especialmente sobre aquellas que queden expuestas sobre el espacio libre.

Para agregar algunas ideas, si vas a pintar unas flores salvajes sobre un fondo verde, puedes llamar la atención con algunas flores desperdigadas, ubicadas en primer plano, utiliza diferentes colores llamativos, rosa, rojo, etc. Has estas flores también de diferentes tamaños. Finalmente entre el verde del campo da unas pinceladas muy finas de verde.
Si quieres pintar un grupo diferente de flores, puedes dar un toque completamente alterno, dando tan sólo dos o tres pinceladas en forma de pétalos. Sigue utilizando los colores más indicados para las flores, continúa con rosa y el rojo, elabora una flor a golpe de pinceladas utilizando una carga de estos dos colores en los laterales y agrega unos puntos de color oscuro para el centro de la flor.

Utiliza también el naranja para tus flores, continúa pintando los pétalos de color oscuro dando toques de pincel.

Cuadros de flores grandes

Para pintar cuadros de flores grandes, en este caso, girasoles, te vamos a dar una serie de tips para pintar en óleo estas flores fácilmente.

  • Las pinturas que vas a necesitar son: blanco, azul titán, tierra siena tostado, rosa titan y rosa transparente, amarillo limón medio, amarillo titán, verde vejiga, ocre.
  • El primer paso es trazar los girasoles con un carboncillo. Se comienza con un círculo, posteriormente dibujamos los pétalos, teniendo en cuenta que el girasol no lo vamos a pintar de frente; por lo que a la izquierda los dibujaremos más pequeños y a la derecha más largos, dando inclinación a la flor. Cada pétalo debe ser un poco diferente a los demás para darle movimiento. Finalmente se trazan el tallo y las hojas.Si alguno de los trazos sale mal se borra con el dedo o con un trapo.
  • Con el carboncillo se le da un poco de sombra en el centro del girasol para que nos sirva de guía posteriormente.  Este es el momento de rectificar, si algo no nos gusta, quizá hacer más ovalado el centro para que tenga más perspectiva.
  • Se colocan en la paleta las pinturas que se utilizaran en el fondo.En este caso se harán varios tonos de verde, para aclarar se mezcla verde con ocre y para hacer los tonos oscuros  se añade azul.
  • Se empieza a pintar el fondo usando el pincel ancho. Siempre los tonos oscuros debemos situarlos cerca de los pétalos de la flor, pues los pétalos empezarán en amarillo claro y de esta forma daremos contraste. En el fondo las pinceladas deben de tener mucha soltura y movimiento para obtener un buen resultado.
  • Una vez que ya se definió todo el fondo se cambia el pincel por la espátula. Se repasa la zona pintada sin arrastrar la pintura, sólo peinándola, para dar un acabado de espátula.
  • Al verde que tenemos en el pincel con el que acabamos de pintar le vamos a añadir un poco de azul y blanco con el que se va a retocar la parte superior derecha para que no quede homogéneo el fondo.
  • Por otro lado, se le agrega un toque de rosa transparente a la mezcla que tenemos de verde y ocre  y se le da una pasada a la parte inferior difuminandola para crear un cromatismo.
  • A continuación se  mezcla amarillo con un poco de verde claro y tierra rosa para dar color al centro de los girasoles, empezando justo por el centro y un poco en el lateral derecho para empezar a dar volumen.
  • También se hará una mezcla de verde claro con amarillo para pintar el lado derecho, pero dando pequeños golpes con el pincel, para conseguir el efecto de las pipas del girasol.
  • Y con la otra mezcla que teníamos de rosa y verde golpeamos el lateral izquierdo: cada lateral de un color.
  • Ahora se va a utilizar color marrón para darle unos toques justo al centro.
  • Si quieres más volumen déjalo secar y pinta encima
  • Para los pétalos haremos varios tonos de amarillo: uno con blanco y amarillo, otro con amarillo y tierra rosa transparente y uno más con verde y amarillo.
  • Con el color amarillo verdoso (verde y amarillo), se le dará sombra a todos los pétalos por un sólo lado.
  • Después, con el amarillo puro hacemos una línea por encima del carboncillo, aprovechando este para teñir un poco el amarillo. Limpiamos el pincel y con la mezcla de amarillo y blanco se hace el pétalo con largas pinceladas.
  • Y posteriormente, con un amarillo muy claro comenzamos a rellenar los pétalos, pintando el lado contrario al que habíamos pintado anteriormente, dando pequeños trazos en forma de curva, para dar movimiento, al centro de algunos pétalos.
  • Para finalizar con los pétalos, con verde oscuro se marcan los huecos entre cada pétalo.
  • Para realizar las hojas crea un color verde apagado, que contraste y no tenga nada que ver con el tono de fondo, y con un trazo se bordea la hoja, siempre con movimiento. Después se  va rellenando la hoja siempre manteniendo el sentido y modelando el óleo.
  • Posteriormente, se traza el tallo con verde oscuro.
  • Se revisa el conjunto para verificar  que el fondo encaje con las flores, y si es necesario, hay que ajustar los tonos del fondo con una mezcla de tierra rosa transparente, ocre y verde. Con esta mezcla se puede dar más sombra y contraste al tallo y a las hojas.
  • Así como dar unos trazos con el verde apagado y un poco de azul para perfilar más las hojas.
  • Con estos tonos se dan los últimos toques hasta que quedes satisfecho.
Basado en www.aulafacil.com